Una nueva etiqueta para España: el baby shower

Una celebración de origen norteamericano inunda las salas de fiestas y ludotecas de toda España, el baby shower

Una nueva costumbre venida de las Américas, se está apoderando del gusto de los españoles, en la última década hemos visto como celebraciones netamente foráneas se han adentrado en el diario hacer de los nacionales, como la celebración del Halloween, el San Valentín la llegada de Santa Claus por navidad y el recién llegado Baby shower.

El baby shower es una fiesta estadounidense, donde originalmente se invitaba a las mujeres mayores de la familia a una reunión con aquella pariente en la espera de su primogénito.

En dicha reunión la mujer en estado de dulce espera recibía consejos de tías, madre, abuelas para la crianza de futuro niño, el cual para el momento del ágape estaría a punto de nacer. En este encuentro las féminas compartían un rato agradable además de una abundante merienda; lo cual afianzaba mucho más sus lazos entre ellas.

Con los años esta celebración se ha ido modernizándose, un baby shower no es sólo una reunión familiar, sino más bien un festejo de carácter social que reúne a las amigas de la madre, no importa si espera el primer, segundo o tercer hijo, ese día los invitados suelen participar de divertidos juegos en los que pueden optar a numerosos premios, y por supuesto dar regalos al protagonista (el esperado bebé).

Regalos de todo tipo, desde biberones de última generación, juguetes para recién nacidos, hasta la más bonita ropa cuyas pequeñas etiquetas colgantes para ropa de bebe indica datos tan importantes como la talla, referencia, precio, material de elaboración, y todo sobre cartulina de 350 gramos personalizadas o también (según el tamaño de la pieza) en material adhesivo.

En países como Brasil se le llama ‘’cha de bebe’’ en China donde se lleva acabo 40 días después del nacimiento del pequeño al igual que en Armenia donde tiene por nombre qarasunq, mientras que en Costa Rica se le conoce como `té de canastilla’’. Si hablamos de Sudáfrica, tendríamos que hablar de un ‘’stork party’’, en Nepal ‘’pulakuli’’ y en Reino Unido ‘’wetting the baby’s head.

En ocasiones, algunos norteamericanos dedican el baby shower no sólo a la embarazada, sino también al padre, cambiando un poco el sentido de la reunión en esta los amigos del futuro papá, ven el futbol, preparan barbacoas, y hacen divertidos juegos dedicados eso si, al bebé que esta por llegar.

En España, la celebración baby shower es muy reciente, y llego hace unos 10 años bajo el brazo de la inmigración Latinoamérica que sigue acogiéndose a algunas de sus costumbres en esta tierra y las comparte sus’ ’anfitriones’’ el pueblo español.