el tamaño ideal de las etiquetas

Si eres empresario, esta nota es para ti. Si quieres cambiar la imagen corporativa de tu negocio, o tal vez idearla por primera vez, y en los escaparates de tu tienda, exhibes ropa de todo tipo (niños, deportiva, de fiesta o de trabajo) calzado, abrigos, o ropa de verano como bañadores, necesitarás una manera de dejarla ver.

Colgarla en perchas al alcance del cliente, no es de ninguna manera suficiente; tus visitantes la verán, tal vez lo exploraran, pero al notar la ausencia de información, pues saldrán de allí, como llegaron: es decir, como las manos vacías, y tú sin llevar acabo esa anhelada venta.

Necesitas etiquetas de carton personalizadas, consulta nuestros precios aqui

cual tamanoAunque el panorama parezca un poco desalentador, tiene solución, y está es muy sencilla, por cierto, se trata de acudir a un taller de imprenta de tu confianza y solicitar a su equipo de profesionales, que diseñen e impriman para tu negocio una etiqueta de cartón corporativa, con la que puedas dar nombre a tu producto.

En este particular, te recomendamos elegir n material maleable, sencillo, económico, y muy práctico y de fácil instalación; este es el cartón, ese el de toda la vida, pero procesado por maquinaria de última tecnología con el que podrás conseguir una superficie plastificada, troquelada, simplemente impresa en blanco y negro o a todo color, portado en cada ejemplar un agujero que permita que cuelgues una a una tu etiqueta en cada prenda, por tanto en ellas claro esta información del producto por un lado ( como material de confección y precio) y por otro, detalles de tu tienda que promoverán posteriores visitas y ventas.

Impresión a una o dos caras?

Porque una etiqueta en cualquier circunstancia debe llevar en su dorso o anverso, dirección, horario de atención al público, teléfono y hasta si fuese posible, redes sociales. Todo esto llevará a decidir temas de tanta importancia como por ejemplo la medida.

El tamaño de la etiqueta tiene que ver proporcionalmente con el del producto, es decir, armonizar en todos sentidos con cada artículo, puede tener un ancho o un largo en demasía pequeño, pero tampoco ser mucho más prominente de lo que esté a punto de venderse.

Dependiendo de la naturaleza de tu tienda, puede hacerse más o menos formal, u otorgarle la tradicional forma rectangular, circular, cuadrada y troquelada, según sea el propósito y la estrategia de venta que para ese momento quieras aplicar.

El tamaño de la etiqueta será vital y un punto de partida para captar y hacer fiel a una clientela que se identifique con tu marca, con el concepto a difundir tu imagen y que sea seducida por toda la línea de productos que les ofrece.

Para elegir una etiqueta debes tener en cuenta la opinión de los expertos y pensar permanentemente en que en muchas ocasiones, los clientes pasan a comprar porque la pieza en cuestión se ampara bajo la sombra de una marca, y por más sencilla que esta sea, adquiere un valor distinto en el mercado, gracias a esa etiqueta, la cual en casi en cien por ciento de las ocasiones cambia la perspectiva del cliente y el ‘’valor’ del producto.