Las adhesivas, etiquetas que aligeran el trabajo

 

Identificar los productos de tu stock en muchas oportunidades se hace un trabajo cuesta arriba, una a una, cajas, botellas, calzado, embutidos, latas y otros rubros de la alimentación requieren de tener cara al cliente, su nombre, precio, fecha de caducidad, país de elaboración, nombre de la tienda y otros datos de interés.

Cuando te enfrentas a una faena de estas dimensiones seguro que tu y tu equipo se preguntan, cual será la más adecuada alternativa para dar curso y salida a la identificación de toque aquello que exhibes en tus anaqueles.

Como profesionales de la impresión podemos hablarte de varias, todas ellas muy aptas, pero si lo que buscas es verdadera efectividad y que esta ‘’rotulación’’ que haces permanezca sobre la superficie del producto durante un tiempo considerable, pues entonces no lo pienses más y elige como opción las etiquetas adhesivas.

Aligerar es la palabra y hacer el trabajo mucho más rápido es el objetivo que podrás alcanzar desde que pegues la primera de ellas y hasta colocar la última.

Una vez que hayas escogido esta opción, pues debes contemplar la alternativa que más se ajuste al tipo de producto al que la quieres colocar, porque entre esta variante de etiquetas, existen alternativas como la que esta hecha en papel o la que está elaborada sobre vinilo; ambas aptas y muy efectiva cumpliendo su misión

No obstante, escucha nuestra recomendación: En el caso de que quieras ponerla sobre la superficie de un producto el cual será refrigerado, entonces elige la que esta hecha sobre vinilo, será mucho más resistente a la humedad, al frio y en ningún caso se despegará.

Si se trata por ejemplo de material de oficina, o libros cuadernos o libretas, entonces puedes utilizar las que están hechas sobre papel adhesivo, estas además ostentan un módico precio y al igual que las anteriores pueden personalizarse utilizando para ello, el color, o el blanco y negro, así como formas totalmente distintas desde las geométricas tradicionales, hasta los más singulares troqueles con los que hacerlas llamativas y con mucho movimiento.

Las medidas de tu etiquetado, también puede variar, estamos hablando de un producto personalizado hecho ajustándose a la necesidad del cliente y por ello adaptado cien por ciento a la ergonomía del producto que este ponga a la venta.

Desde la más pequeña en la que únicamente imprimir el precio y nombre de tu local, hasta aquella con más de diez centímetros puede ser mucho más explicativas y vistosas, en las que además puedes sin problema añadir logotipos, dirección, teléfono y lugar web así como detalles de material de elaboración o ingredientes de tratarse del rubro de alimentación.

En dos pasos lograrás el objetivo, en primer lugar retirándola de su papel base y en segundo colocándolas con rapidez sobre los objetos elegidos; utilizarlas te garantizará dinamismo, en el devenir diario de tu tienda, proporcionando la información necesaria para culminar una venta, y un cliente satisfecho en estos pequeños detalles que ponen el broche de oro en lo que se considera una muy efectiva y considerable atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.